Las recomendaciones de las sociedades científicas sobre RCP en tiempos de COVID-19


Las recomendaciones de las sociedades científicas sobre RCP en tiempos de COVID-19

Las asociaciones y sociedades científicas internacionales presentan cada cierto tiempo sus guías y recomendaciones para RCP actualizadas según la evidencia científica. Sin embargo, la crisis sanitaria que estamos viviendo les ha obligado a preparar unas guías específicas de RCP para hacer frente al COVID-19. Algunas de estas recomendaciones, que se centran en garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios, puede que hayan llegado para quedarse.

Los expertos de la American Heart Association explican que los riesgos que la RCP en tiempos de COVID supone para los profesionales sanitarios son:

  • La RCP implica la práctica de varios procedimientos que generan aerosoles en el paciente. Estas partículas víricas quedan suspendidas en el aire durante aproximadamente una hora y pueden ser inhaladas por quienes se encuentren cerca. Estos son los procedimientos de riesgo:
    • las cardio compresiones
    • la ventilación de presión positiva
    • la intubación
  • Las técnicas de RCP requieren la participación de varios intervinientes, todos ellos, en contacto o muy cerca del paciente.
  • Además, las RCP suelen contar con el factor de estrés y tensión por la emergencia y las necesidades inmediatas del paciente que requiere reanimación. Esto puede dar lugar a lapsos en las prácticas de control de infecciones.

Vistos estos riesgos, vamos a repasar las especificaciones que la American Heart Association y el Resuscitation Council UK hacen para la reanimación cardio pulmonar en tiempos de COVID:

Recomendaciones de AHA sobre RCP en tiempos de COVID-19

En la publicación Interim Guidance for Basic and Advanced Life Support in Adults, Children, and Neonates With Suspected or Confirmed COVID-19, publicada en colaboración con la American Academy of Pediatrics, la American Association for Respiratory Care, el American College of Emergency Physicians, The Society of Critical Care Anesthesiologists, y la American Society of Anesthesiologists y con el apoyo de la American Association of Critical Care Nurses y National EMS Physicians, AHA recopila las guías principales para hacer frente a los retos que presenta la pandemia del Coronavirus en la ciencia de la resucitación.

Según AHA, en las últimas dos décadas ha habido una gran mejora en los índices de supervivencia a una parada cardiaca tanto intra como extrahospitalaria. Esto se debe al inicio rápido (en pocos segundos o minutos) de las cardio compresiones de calidad y la desfibrilación. Sin embargo, la situación actual supone grandes retos y requiere modificaciones en los procedimientos y prácticas establecidas para garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios. Estas son las guías que propone la sociedad científica americana:

  • Limitar la exposición de los profesionales al virus
    • Colocación del EPI adecuado antes de entrar en escena
    • Limitar el personal en la escena
    • Considerar el uso de un dispositivo de cardio compresión mecánica para adultos y adolescentes que cumplan con los criterios de peso y estatura.
    • Comunicar a cualquier nuevo interviniente la situación de riesgo ante COVID-19.
  • Priorizar las estrategias de oxigenación y ventilación con el mínimo riesgo de generar aerosoles
    • Utilizar un filtro HEPA para la ventilación.
    • Utilizar la técnica de intubación con la mayor probabilidad de éxito en el primer intento.
    • Intubar rápido con un tubo con manguito, si es posible, y conectar a un ventilador mecánico, cuando sea posible.
    • Detener las compresiones torácicas para intubar
    • Considerar el uso de la videolaringoscopia, si está disponible.
    • Para los adultos, considerar la oxigenación pasiva con una máscarilla facial no respiratoria como alternativa al dispositivo balón-máscara.
    • Si la intubación se retrasa, considere el dispositivo supraglótico.
    • Minimizar las desconexiones de los circuitos cerrados.
  • Valorar la conveniencia de la reanimación
    • Abordar los objetivos de la atención.
    • Adoptar políticas para orientar la determinación, teniendo en cuenta los factores de riesgo del paciente para la supervivencia.

Recomendaciones del European Resuscitation Council (ERC) sobre RCP en tiempos de COVID-19

Las recomendaciones del European Resuscitation Council (ERC) van en la misma línea que las de sus homólogos americanos: garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios. Las guías específicas para RCP en tiempos de COVID-19 del ERC dicen, en el caso del Soporte Vital Básico (SVB):

  • Los equipos que atienden a los pacientes con paro cardíaco (tanto en el hospital como fuera de él) deberían estar compuestos únicamente por trabajadores sanitarios con acceso y capacitación en el uso de los equipos de protección personal (EPI).
  • Es poco probable que aplicación de una descarga de un desfibrilador genere aerosoles.
  • Se debe reconocer el paro cardíaco buscando la ausencia de signos de vida y la ausencia de respiración normal.
  • Los profesionales de la salud deben utilizar siempre el EPI de protección de la vía aérea para los procedimientos con aerosoles como las compresiones torácicas, las intervenciones en las vías respiratorias y de ventilación) durante la reanimación.
  • Realizar compresiones torácicas y ventilación con una balón-máscara y oxígeno a 30:2, deteniendo las compresiones torácicas durante las ventilaciones para minimizar el riesgo de aerosolización. Los equipos de SVB menos formados en la ventilación balón-máscara no deben proporcionar ventilación de balón-máscara debido al riesgo de generación de aerosoles. Estos los equipos deben colocar una mascarilla de oxígeno en la cara del paciente, dar oxígeno y proporcionar RCP sólo por compresión.
  • Usar un filtro de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA) o un intercambiador de calor y humedad (HME) entre el balón autoinflable y la mascarilla para minimizar el riesgo de propagación del virus.
  • Usar las dos manos para sostener la mascarilla y asegurar un buen sellado para la ventilación del balón-máscara. Esto requiere un segundo rescatador (la persona que realiza las compresiones puede apretar el balón cuando se haga la pausa, después de cada 30 compresiones).
  • Aplique un desfibrilador y siga las instrucciones que estén disponibles.

En el caso del Soporte Vital Avanzado (SVA), tanto intra como extra hospitalaria, las guías recomiendan:

  • En el caso de los pacientes para los que la reanimación sería inapropiada, las decisiones deben ser tomadas y comunicadas. Los pacientes con insuficiencia respiratoria grave por COVID-19 no aptos para la intubación endotraqueal y la ventilación mecánica tienen muy pocas probabilidades de sobrevivir al intento de resucitación tras un paro cardíaco. Para esos pacientes, es probable que sea apropiado tomar la decisión de no intentar la reanimación cardiopulmonar.
  • Se debe disponer de equipo de protección individual (EPI) para proteger al personal durante los intentos de reanimación. Se reconoce que esto puede causar un breve retraso en el inicio de las compresiones torácicas, pero la seguridad del personal es primordial.
  • Las compresiones torácicas pueden generar aerosoles, así como las intervenciones en la vía respiratoria. El personal sanitario debe, por lo tanto, ponerse equipos de protección individual específicos antes de iniciar las compresiones torácicas y/o la intervención en la vía respiratoria:
    • como mínimo una mascarilla FFP3 (FFP2 o N95 si no se dispone de FFP3),
    • protección para los ojos y la cara,
    • bata de manga larga
    • y guantes.
  • Asegurarse de que haya un filtro de alta eficiencia (HEPA) entre el balón autoinflable y la vía respiratoria (mascarilla, dispositivo supraglótico, tubo endotraqueal) para filtrar las respiraciones espiradas.
  • La aplicación de una descarga de un DEA/desfibrilador no es probable que sea un procedimiento que genere aerosoles y puede realizarse con el proveedor de atención médica usando una máscara quirúrgica resistente a los fluidos, protección ocular, corta delantal con mangas y guantes.
  • Restringir el número de personal en la habitación o al lado de la cama. Asignar una persona para controlar los accesos a la sala. Todo el personal que no vaya a intervenir debe mantener su distancia del paciente y permanecer protegido.

 

 

Recomendaciones del Resuscitation Council UK sobre RCP en tiempos de COVID-19

El Resustitation Council UK, en su Guidance for the resuscitation of COVID-19 patients in hospital hace unas recomendaciones centradas en la RCP intrahospitalaria, cuyo principal objetivo también es limitar la propagación del virus y garantizar la seguridad de los profesionales. Las recomendaciones son:

  • Colocación del EPI adecuado antes de entrar en escena. Aunque esto retrase levemente el inicio de las cardio compresiones, hay que garantizar la seguridad del profesional.
  • Confirmar la parada cardiaca con la ausencia de respiración y el control del pulso en la carótida. No acercar el rostro al paciente para comprobar la ausencia de respiración e informar a todos los intervinientes del riesgo de COVID-19.
  • Si cuenta con un desfibrilador, desfibrilar cuanto antes. Una rápida restauración de la circulación puede limitar la necesidad de otras técnicas de resucitación. Hay que seguir las guías locales sobre la limpieza del material que haya entrado en contacto con el paciente con riesgo de COVID-19.
  • Una vez colocado el EPI, comience la RCP sólo con compresión y monitorice el ritmo del paro cardíaco del paciente lo antes posible.
    • No haga ventilación boca a boca.
    • Si el paciente ya está recibiendo terapia de oxígeno suplementario con una mascarilla facial, déjela en la cara del paciente durante las compresiones torácicas, ya que esto puede limitar la propagación de aerosoles. Si no está in situ, pero se puede conseguir fácilmente una, poner una simple máscara de oxígeno en la cara del paciente.
  • Restringir el número de personal en la habitación. Asigne una persona para impedir el acceso a la habitación.
  • Las intervenciones en las vías respiratorias (por ejemplo, la inserción de vías respiratorias supraglóticas (SGA) o la intubación traqueal) deben ser realizadas por personal experimentado. La intubación endotraqueal o la inserción de SGA sólo debe ser intentada por personas que tengan experiencia y sean competentes en este procedimiento.
  • Identificar y tratar cualquier causa reversible (por ejemplo, hipoxemia grave) antes de considerar la posibilidad de detener la reanimación cardiopulmonar. Se debe emprender una planificación temprana de la fase posterior a la reanimación. Ponerse en contacto con UCI forma parte de la planificación.
  • Tras la reanimación, tirar o limpiar todo el material utilizado durante la RCP siguiendo las recomendaciones del fabricante y las guías locales. Hay que ser especialmente cuidadoso con el material que ha estado en contacto con la vía aérea del paciente.
  • Retirar el EPI siguiendo las guías para evitar posibles contaminaciones y limpiar las manos.
  • El informe posterior a la reanimación es importante y debe ser planificado.

Recomendaciones del Consell Català de Ressucitació sobre RCP en tiempos de COVID-19

En el documento Recomendaciones ante una parada cardíaca durante la pandemia de COVID-19, el Consell Català de Ressucitació recomienda:

  • No realizar ventilación boca a boca ni ventilación balón máscara.
  • Cualquier paciente en paro cardíaco atendido por un equipo sanitario puede estar infectado por COVID-19. Hay que trabajar siempre con todas las medidas de protección ante el virus.
  • Evitar iniciar la resucitación sin usar un equipo de proteccción básico.
  • Evitar el acceso a la vía aérea sin un equipo de protección total.
  • Tener especial cuidado en la descontaminación y al desvertirse.
  • Briefing previo para asignar funciones y tareas.
  • Ensayar y simular todos los procedimientos para reducir el riesgo de infección.

Conclusiones de las guías de RCP adaptadas al COVID-19

PUNTOS CLAVE DE LAS RECOMENDACIONES SOBRE RCP EN TIEMPOS DE COVID-19

Garantizar la seguridad del profesional sanitario es primordial en estos tiempos, por lo que el Resuscitation Council UK y la AHA recomiendan:

  •  limitar el número de intervinientes en una RCP.
  • garantizar su seguridad limitando los aerosoles en la ventilación del paciente.
  • utilizar material desechable para evitar contagios.

Previous IRA en la infección por COVID-19: estrategias de tratamiento en la atención de Emergencias
Next Administración segura de nutrición enteral en pacientes con COVID-19

2 Comentarios

  1. […] aquí las modificaciones en las recomendaciones sobre RCP en tiempos de COVID-19 que afectan al abordaje de la vía aérea y en las que es tan importante la labor de las […]

  2. Avatar
    Víctor Leandro
    21 mayo, 2020
    Responder

    quisiera conocer mas sobre dar RCP en tiempos de colvid19, los que pertenecemos a comités de emergencias en una oficina no tenemos equipos de oxigeno, cánulas o mascarilla Bcard.
    Solo utilizamos nuestras manos con las maniobras en el pecho, por lo que es muy importante conocer como lo podemos hacer utilizando el EPI

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *