Javier Rodríguez: “Las infecciones nosocomiales aumentan en 11 mil euros el precio de un ingreso”


Javier Rodríguez es el jefe de enfermería en el bloque de neonatología y pediatría en el Hospital Virgen de las Niveles en Granda. Actualmente el enfermero participa en la campaña Bacteriemia Zero para que se establezca en las unidades neonatológicas de los hospitales españoles con el objetivo de reducir a la mínima expresión las infecciones nosocomiales.

Los cuidados intensivos neonatales hoy en España

¿Cómo es la situación de los cuidados intensivos en España?

Javier Rodríguez: La neonatología ha avanzado mucho en los últimos años. No solamente a nivel médico, o en tecnología, sino también a nivel de los fungibles, la formación, las especialidades… Hemos dado una serie de pasos que se ven reflejados en los índices de mortalidad, que se han disminuido exponencialmente, y de supervivencia, que han subido; pero, sobre todo, en la mejora e la calidad de vida de los niños que salen de las UCIS neonatales. La neonatología es una disciplina “nueva” en cuanto a especialidad.

Javier Rodríguez, enfermero neonatal en la presentación del protocolo Bacteriemia Zero

El primer registro de nacimientos neonatales en España no lo encontramos hasta 1996.

La especialidad era algo fundamental. Era fundamental porque dentro de la profesión de enfermera solo se reconocía la especialidad obstétrico-ginecológica (matrona)- y, más tarde, la de salud mental. Pero era importantísimo hablar de áreas tan específicas como la pediatría y, dentro de la pediatría, la neonatología. Se debe a que el área neonatal es tan concreta, tan específica, que no tiene nada que ver con otras áreas pediátricas.

A pesar de los avances, sí que es cierto, que el grado de profundización en neonatología están en manos de los hospitales y en su compromiso por contratar a especialistas. Además, existen muchas disparidades entre las Comunidades Autónomas por lo que cada hospital se organiza como puede: algunos contratan a especialistas de forma directa, otros van por bolsa, otros todavía no cuentan con especialistas… Aún nos queda mucho que avanzar.

La tasa de nacimientos neonatales se ha mantenido mientras la tasa de nacimientos llevados a término decrece. ¿A qué se debe?

La maternidad ha subido de edad. Evidentemente ese incremento en los años de ser mamá conlleva una serie de consecuencias que se han traducido en este incremento de partos de niños prematuros. La evolución de las tecnologías en esta área ha permitido el desarrollo de nuevas técnicas como la reproducción asistida que ha aumentado la posibilidad de partos gemelares y de trillizos, considerados partos de alto riesgos, y que, por lo tanto, deben pasar por el área de cuidados neonatales.

A pesar de ello, los cambios y avances introducidos en el área obstétrica han favorecido a que estos nacimientos lleguen a buen puerto. Todos estos factores están favoreciendo el que no se esté dando un incremento en los nacimientos pero que el aumento de los niños que pasan por esta unidad sea notable.

Reducir las infecciones nosocomiales: Protocolo Bacteriemia Zero

Cómo experto en el área de cuidados neonatales conoces la campaña mundial de Bacteriemia Zero, ¿en qué consiste este protocolo?

La campaña Bacteriemia Zero es importante porque es un conjunto de medidas, en principio, de fácil aplicación. Que tiene un impacto demostrable bastante alto, de eficacia en positivo. Son mediadas que no suponen un coste añadido porque están relacionadas con aspectos de la cultura de los profesionales, como el lavado de manos, pero con un impacto elevadísimo en la prevención de infección en el niño. El objetivo es que los niveles que tenemos de infección nosocomial se reduzcan a la mínima expresión.

Existen factores que tienen que ver con una mala práxis del sanitario y otros que influyen como las patologías que presentan niños prematuros con un sistema inmune debilitado donde las infecciones colonizan su flora bacteriana. Bacteriemia Zero lo que hace es intentar con buenas prácticas de los profesionales reducir a la mínima expresión ese tipo de infección. Son problemas que le evitas a los niños, y por supuesto, a las familias que son las que los están sufriendo también cuando se dan este tipo de complicaciones.

¿Existen limitaciones a la hora de implantar las medidas que propone el protocolo de Bacteriemia Zero?

Las medidas son fáciles son medidas lógicas, pero tienen dificultad por su sencillez intrínseca. Es decir, cuando vas a realizar el protocolo de lavado de manos se han definido 5 momentos en los que tienes que hacerlo según la OMS:

  1. antes de tocar al paciente,
  2. antes de realizar una tarea limpia,
  3. después del riesgo de exposición a líquidos corporales,
  4. después de tocar al paciente,
  5. después del contacto con el entorno del paciente

Cuando tienes que trabajar solo y exclusivamente con un paciente o con dos pacientes eres más estricto, porque tienes el tiempo para poder permitírtelo. Cuando tú eres enfermero de una planta y cuentas con 15 pacientes a tu cargo es más complicado, porque tu tiempo se reparte. Sin contar con que, a algunos profesionales, se les llega a alterar su pH de la piel y les producen enfermedades derivadas de la misma. Además, en ocasiones se puede dar una urgencia sales rápido y no te da tiempo a realizar tu protocolo de lavado de manos.

Es en esta ocasión donde se favorece la infección. Cuando uno hace la lectura de las medidas las ve lógicas y se entienden como normales, pero hay muchas veces en los turnos que se producen incidencias que hace que se rompan estas cadenas de lavado de manos y es donde se puede dar estas infecciones cruzadas.

Todos los factores que podamos ir disminuyendo mejoraran estos resultados. El lavado de manos es solo un ejemplo. Existen otras prácticas que también pueden presentar dificultad y que generalmente son medidas sencillas, pero a veces no se pueden cumplir al 100%.

¿Es habitual encontrar este tipo de problemas en las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales?

Incluso un niño sano, nacido a término, presenta un sistema inmune debilitado. Son bebés y están indefensos, no tienen un sistema inmunitario fuerte. Si a eso le añadimos que son prematuros o grandes inmaduros, evidentemente esto se agudiza y hace que incremente la posibilidad de coger una infección. Y, evidentemente, estas infecciones pueden derivar en una serie de complicaciones que pueden llegar a ser letales, de ahí que intentemos implantar este tipo de medidas que recomienda Bacteriemia Zero.

¿Qué tipo de complicaciones pueden derivarse de una infección en un prematuro?

Las complicaciones pueden ser muchas, como por ejemplo problemas en las paredes vasculares por el uso de antibiótico, incremento de la estancia dentro de la unidad neonatal con más riesgo de que contraiga cualquier infección, o desarrollo de alguna complicación que puede llegar a ser letal como he dicho anteriormente.

Comentábamos que influyen en el desarrollo de las infecciones son múltiples.

Los factores de riesgo ahora mismo, además de lo que hemos hablado de la patología intrínseca de la propia prematuridad del niño o de su enfermedad podemos encontrar: el uso de los dispositivos médicos que se utilizan, precisamente para darle este apoyo al niño que por su estado de inmadurez no tiene. Estamos hablando de niños que generalmente están intubados… esas intubaciones tienen un soporte de ventilación para la respiración siendo una vía de entrada al organismo.

Con estos niños, además, utilizamos catéteres para administrar antibióticos o medicaciones que necesitan y que, generalmente, se administran por vía intravenosa. Al introducir este catéter intravenoso estás atravesando esa primera barrera de defensa que tenemos todos los seres humanos que es la piel. En el momento que utilizas dispositivos para ayudar a salir de esa situación al niño estás comprometiendo su barrera defensiva. En cualquier momento que hay una puerta de entrada tienes una posibilidad para que entre un microrganismo patógeno.

Infecciones del torrente sanguíneo asociados a catéteres (CRBSI)

¿Qué incremento en el coste hospitalario de los neonatos supone combatir una infección?

Es complejo de cuantificar. Hay estudios que intentan cuantificarlo pero casi todos van relacionados no tanto en buscar el número sino más el aumento en el tiempo de la estancia hospitalaria que, al fin y al cabo, se traduce en el coste económico. Una infección nosocomial se esta estipulando en una media de 12 o 15 días más de estancia.

El incremento, pues, dependerá del servicio en el que se encuentre. Pero podemos estar hablando de un incremento de unos 10 mil o 11 mil euros. Lo que está claro es que supone un incremento económico notable que afecta a la economía del ámbito hospitalario. Prevenir una infección, no combatirla, supone un ahorro.

Prevención es justo lo que pretende Bacteriemia Zero. ¿Qué medida plantea?

Son medidas muy sencillas. La primera y principal es lavarse de las manos. Luego llega otra serie de puntos:

  • Retirada de catéteres innecesarios
  • Extremar las medidas higiénicas a la hora de realizar cualquier procedimiento
  • Proceder a la desinfección de la piel antes de que se introduzca ningún dispositivo invasivo con clorhexidina,
  • Manejo higiénico de catéteres

Además, es importante destacar las diferentes medidas enfocadas a mejorar la cultura de la seguridad entre los profesionales sanitarios. Por ejemplo, aumentar la formación para que los profesionales conozcan el impacto de todo lo que estamos comentado. Que los profesionales sean capaces de identificar en la práctica los errores que se han podido cometer con objeto de poder mejorar y cambiar para que no vuelvan a ocurrir.


Bibliografía

Bibliografía -infografías-:

  • Stronati et al. Neonatal sepsis: new preventive strategies. Minerva Pediatr. 2013 Feb;65(1):103-10.
  • Sohn AH et al. Prevalence of nosocomial infections in neonatal intensive care unit patients: results from the first national point-prevalence survey -The Journal of pediatrics. 2001/12; 139(6) : 821-827.
  • C. Geffers et al. Incidence of healthcare-associated infections in high-risk neonates: results from the German surveillance system for very-low-birthweight infants. Journal Hosp Infect. 2008 Mar;68(3):214-21.
  • Lee JH. Catheter-related bloodstream infections in neonatal intensive care units. Korean J. Pediatr. 2011 Sep;54(9):363-7.