Normas de asepsia para disminuir la infección por BRC en neonatos


Normas de asepsia e higiene para la disminución de la infección por BRC en neonatos

Las infecciones nosocomiales son complicaciones frecuentes en las unidades de cuidados intensivos neonatales. Se estima que la mortalidad debido a este tipo de infecciones en los servicios de neonatología oscila entre el 2 y 11%, siendo una de las causas más importantes de muertes neonatales en todo el mundo (1,3)

La frecuencia de las infecciones nosocomiales en las UCIN puede variar según las características y tipo de paciente, los hábitos de prescripción de los antibióticos y la cantidad de procedimientos invasivos a los que están sometidos estos pacientes (1,3)

Efectivamente, los recién nacidos prematuros son especialmente susceptibles a sufrir complicaciones generadas por infecciones nosocomiales. Estos pequeños pacientes, además de la inmadurez de su sistema inmune y la debilidad de sus mecanismos de barrera (la piel), se ven sometidos a procesos invasivos necesarios para su tratamiento y a largas estancias hospitalarias que les convierten en pacientes vulnerables a este tipo de complicaciones (3,13)

Bacteriemia relacionada con cateterismo (BRC) en neonatología

¿Cómo ocurre la infección por BRCEn países con recursos limitados, las infecciones nosocomiales se relacionan a prácticas equivocas en la higiene de manos, tardanza en la detección de infecciones y la escasez de antimicrobianos. En los entornos desarrollados, el uso prolongado de vías centrales y la aparición de microorganismos multirresistentes por la aplicación extendida de antibióticos de amplio espectro han sido identificados como los principales factores de riesgo (2)

La infección nosocomial neonatal más frecuente es la bacteriemia asociada al catéter que supone entre 21 y 56 % del total de las complicaciones por sepsis. Esta se produce cuando la flora microbiana de la piel migra a través de la superficie externa e interna del catéter o accede al torrente sanguíneo mediante soluciones contaminadas. En dispositivos intravasculares de corta duración, la mayoría de los eventos de bacteriemia relacionada con catéter venoso central se originan por la colonización de la superficie externa; mientras que en los de larga permanencia las infecciones se producen principalmente por la contaminación de la superficie interna (4)

Posteriormente, los patógenos se adhieren a la superficie del catéter y forman una película protectora de polímeros extracelulares que rodea las bacterias y retiene nutrimentos. En estas condiciones, los microorganismos pueden ser resistentes al tratamiento antimicrobiano y a la actividad fagocítica del sistema inmune (4,6)

Factores infección BRC

(10)

En las UCIN, este tipo de infecciones tienen una incidencia de 1,9 bacteriemias por 1000 días catéter-día en neonatos de peso superior a 2500 g, y 3,9 bacteriemias por 1000 catéter-día en los de peso inferior a 750 g (6,12)

Cálculo de la tasa de infección

La tasa de infección del torrente sanguíneo por 1.000 días-vía central se calcula dividiendo el número de esas infecciones por el número de días-catéter central multiplicado por 1.000. Estos cálculos se realizan por separado para cada grupo de peso al nacer ≤ 750g, entre 751g y 1000g, entre 1001g y 1499g, entre 1500g y 2499g y >2500g. También cuando el hospital decida estratificar los denominadores por factores de riesgo deberá también estratificarlos por peso al nacer (14)

Protocolo Bacteriemia Zero: Stop-BRC

Bacteriemia Zero

Las consecuencias del desarrollo de sepsis asociadas al catéter no solo suponen un aumento de hasta el 12% en las tasas de morbilidad y mortalidad, como hemos comentado con anterioridad. Además, la BRC se asocia con un incremento de los costes adicionales en la atención sanitaria, derivados de una hospitalización más prolongada -entre 4 y 40 días-, que pueden llegar a ascender hasta más de 10.500 euros (6,7)

El Proyecto Bacteriemia-zero tiene como objetivo principal reducir la tasa de Bacteriemia (BRC) asociada a catéter venoso central en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de hospitales españoles. Para ello, ha desarrollado una serie de programas y protocolos para la mejora de la práctica clínica (7)

Las recomendaciones básicas desarrolladas por Bacteriemia Zero concretan (6,7):

  • La formación continuada del personal responsable de la colocación y mantenimiento de los catéteres en las técnicas de prevención
  • Extremar las medidas higiénicas durante las manipulaciones del catéter para evitar la colonización de la piel o de las conexiones
  • Mantener el procedimiento de inserción del catéter como técnica estéril. Para su cumplimiento se aconseja que el material necesario para la práctica esté almacenado junto, en un set preparado especialmente para este fin, así como, la limpieza y desinfección de la piel antes de practicar la inserción.

¿Qué antiséptico utilizar en las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales?

Estas indicaciones son especialmente importantes para evitar las infecciones BRC en los recién nacidos más vulnerables. En los bebés una antisepsia cutánea eficaz es un paso esencial en el cuidado de estos pacientes. No obstante, las particularidades de la piel de los recién nacidos reducen la lista de antisépticos disponibles en neonatología.

DESCARGAR PROTOCOLO: Normas de asepsia e higiene para la inserción del catéter

ALCOHOL

El alcohol es bactericida de potencia intermedia que mata el 90% de las bacterias comunes en 2 minutos. Sin embargo, su acción es prácticamente nula con virus. Desnaturaliza las proteínas celulares y denuda los aceites de la piel, irritando y secando la piel, serio problema en los recién nacidos con inmadurez de su barrera epidérmica. Por este motivo no es recomendable para su uso en neonatos (5)

SOLUCIONES YODADAS

La povidona yodada fue el agente antiséptico más utilizado ya que era un buen bactericida a la mayoría de las bacterias, hongos y virus. Sin embargo, las complicaciones que supone su uso han hecho que quede en desuso de forma global.

La utilización de antisépticos yodados puede producir quemaduras y alteraciones en el funcionamiento de la glándula tiroides de los recién nacidos. Sus efectos adversos pueden ser serios y prolongados por ese motivo su aplicación no está recomendada en estos pacientes. Según las recomendaciones de la Sociedad Iberoamericana de Neonatología (SIBEN) está contraindicado su utilización en cualquier tipo de cura en madres y recién nacidos (5)

CLORHEXIDINA

El gluconato de clorhexidina es un potente antiséptico tópico ampliamente utilizado de amplio espectro antimicrobiano: bacterias Gram positivas y negativas, Hongos y virus. Se encuentra disponible en solución acuosa o de alcohol a diferentes concentraciones (5,11).

La clorhexidina ha demostrado una menor tasa de colonización bacteriana cualitativa y cuantitativamente en la piel de los neonatos que son tratados con esta en el primer día de vida, reduciendo las tasas de hospitalización, sepsis y mortalidad neonatal (1)

En 2012 la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de los EE. UU aprobó la aplicación, con precaución, de la clorhexidina al 2% en menores de dos meses. Diferentes estudios señalan esta solución como el antiséptico más adecuado, ajustado al perfil de seguridad, en las UCI pediátricas y neonatales. Sin embargo, su uso se ve limitado por temor a reacciones adversas a nivel cutáneo y sistémico sobre todo en niños menores de 2 meses y bebés pretérmino de menos de 32 semanas de gestación debido al riesgo de irritación dérmica, quemaduras químicas y absorción sistémica (1,5)

En este tipo de pacientes, se deberá utilizar la menor cantidad de clorhexidina acuosa posible y evitar que se acumule, limpiando los restos con suero fisiológico 0,9%. Aunque, el uso más extendido de este antiséptico en neonatología es en solución acuosa 0,5%, cabe destacar que un estudio comparativo de cohortes indica el uso de 0,2% con etilo (base alcohólica) como desinfectante de la piel en bebés extremadamente prematuros ha observado una reducción estadísticamente significativa de las lesiones en la piel (8,9)

Es, por lo tanto, necesario continuar estudiando la seguridad de la aplicación de este antiséptico, sobre todo, en recién nacidos pretérminos extremos, pero existe evidencia de una correcta tolerancia que permite el uso para los procedimientos antisépticos cutáneos de la clorhexidina antes de la inserción del catéter para prevenir posibles infecciones (5)

Antisépticos para recién nacidos

 

 

Bibliografía

  1. Castaño Jaramiño, L., Henoo Ochoa, C. and Osorio Vásquez, A., 2015. Uso De La Clorhexidina Y Su Papel Preventico En Las Infecciones Del Torrente Sanguíneo Asociadas A Catéteres En Los Recién Nacidos: Revisión De Tema. 21st ed. [PDF] pp.243-251.Disponible en: <http://docs.bvsalud.org/biblioref/2018/05/884129/clorhexidina.pdf> [Acceso el 8 Junio 2020].
  2. de Moral, T., 2019. Infecciones Nosocomiales En Recién Nacidos Prematuros, ¿Hacia Dónde Vamos?. 91st ed. [PDF] Anales de Pediatría, pp.1-2. Disponible en: <https://www.analesdepediatria.org/es-infecciones-nosocomiales-recien-nacidos-prematuros-articulo-S1695403319301419> [Acceso 7 June 2020].
  3. García, H., Martinez, Á. and Peregrino, L., 2014. Epidemiología De Las Infecciones Nosocomiales En La Unidad De Cuidados Intensivos Neonatales. [online] Medigraphic.com. Disponible en: <https://www.medigraphic.com/pdfs/imss/im-2014/ims142f.pdf> [Acceso 6 Junio 2020].
  4. Lona, J., 2016. Bacteriemia Relacionada Con Catéter Venoso Central: Incidencia Y Factores De Riesgo En Un Hospital Del Occidente De México. [online] www.sciencedirect.com. Disponible en: <https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1665114615002373> [Acceso 5 Junio 2020].
  5. Montes, M., Ares, S. and Sola, A., 2008. Utilización De Soluciones Antisépticas En Recién Nacidos. [PDF] Sociedad Iberoamericana de Neonatología (SIBEN), pp.1-4. Disponible en: <http://www.manuelosses.cl/BNN/soluciones%20antisepticas%20en%20rn.pdf> [Acceso 7 Junio 2020].
  6. d. Anexos Bateriemia Zero. 1st ed. [PDF] Ministerio de Sanidad, OMS, SemicYuc, p.4.Disponible en: <https://www.seguridaddelpaciente.es/resources/documentos/2015/ANEXOS_Bacteriemia_zero.pdf> [Acceso 8 Junio 2020].
  7. Palomar, M., 2009. Bacteriemia Zero: Protocolo Prevención De Las Bacteriemias Relacionadas Con Catéteres Venosos Centrales (BRC) En Las UCI Españolas. 1st ed. [PDF] España: Ministerio de Sanidad y COnsmo, OMS, Semicyuc, pp.11-17. Disponiblen en: <https://www.google.com/search?q=PROTOCOLO+PREVENCI%C3%93N+DE+LAS+BACTERIEMIAS+RELACIONADASCON+CAT%C3%89TERES+VENOSOS+CENTRALES+(BRC)EN+LAS+UCI+ESPA%C3%91OLAS&ie=&oe=> [Acceso 7 Junio 2020].
  8. Sanitarias, C., 2020. Clorhexidina 0,25% Para La Desinfección De La Piel Del Neonato Antes De Canalizar Un Catéter Central De Acceso Periférico [online] Murciasalud.es. Disponible en: <https://www.murciasalud.es/preevid/21834> [Acceso 7 Junio 2020].
  9. Salcedo, S., Ribes, C. and Moraga, F., 2020. Recién Nacido: Cuiado De La Piel. [PDF] pp.305-207.Disponible en: <https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recien_nacido.pdf> [Accesso 8 June 2020].
  10. com. 2018. Infección Relacionada Con El Catéter Venoso Central. [online] Available at: <http://secip.com/wp-content/uploads/2018/06/Infeccion-Relacionada-con-el-Cateter-Venoso-Central-v4-2012.pdf> [Acceso 6 Junio 2020].
  11. Sinha, A., Sazawal, S., Pradhan, A., Ramji, S. and Opiyo, N., 2015. Chlorhexidine Skin Or Cord Care For Prevention Of Mortality And Infections In Neonates. [online] Disponible en: <https://www.cochrane.org/es/CD007835/NEONATAL_cuidado-de-la-piel-con-clorhexidina-para-la-prevencion-de-la-mortalidad-y-las-infecciones-en> [Acceso 5 June 2020].
  12. Soler, A., 2015. Estado De La Seguridad Del Paciente Neonatal. [PDF] Madrid: Ministerio de sanidad, servicios sociales e igualdad, pp.82-89.Disponible en: <https://www.seguridaddelpaciente.es/resources/documentos/2015/neonatologia.pdf> [Acceso el 6 Junio 2020].
  13. Vanzi V, Pitaro R. Skin Injuries and Chlorhexidine Gluconate-Based Antisepsis in Early Premature Infants: A Case Report and Review of the Literature. J Perinat Neonatal Nurs. 2018;32(4):341‐350.Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29782437/ [Acceso 8 Junio 2020]
  14. Vigilancia Epidemiológica De Las Infecciones Asociadas A La Atención De La Salud En Neonatología. [ebook] OMS, p.29. Available at: <https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2013/Vigilancia-Epi-Infecciones-Modulo-IV-2013.pdf> [Accessed 6 June 2020].

Previous Cómo evitar la hemorragia en cirugías hepáticas
Next ¿Están nuestras empresas preparadas para incorporar el liderazgo distribuido en el área de la gestión de personas?

1 Comentario

  1. […] se recomienda prevenir o retrasar el inicio de la cateterización, limitar el período de uso, emplear técnicas asépticas en la inserción y realizar una evaluación diaria de los riesgos y beneficios que ésta tiene para cada neonato en […]

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *