La neonatología ha experimentado, como hemos podido ver en Revolución de la neonatología: su historia, una gran evolución en las últimas décadas. Puede resultar paradójico que el desarrollo de esta especialidad se de en un momento en el que se ha producido un decrecimiento de las tasas de natalidad. La creación de las Unidades de Cuidados Neonatales se ha visto potenciada por la creciente preocupación del control de la natalidad, la exigencia sobre el bienestar materno- neonatal y el aumento del número de recién nacidos de muy bajo peso que requieren atención específica. La evidencia de la evolución de esta especialidad es patente en el descenso de las tasas de mortalidad perinatal y neonatal, que se traducen en la reducción de la mortalidad infantil (1,2 ).

Primeras entidades

El incremento de las unidades de neonatología ha ido acompañado de un aumento de los profesionales dedicados, en exclusiva, al cuidado de los recién nacido, así como de una demanda sociosanitaria de la espacialidad. Por ello, en 1973, se crea la primera Junta Directiva Española de Neonatología (SENeo). El objetivo de la organización, hasta el día de hoy, es el desarrollo de la especialidad en cuento asistencia e investigación, así como, asegurar que el prematuro o recién nacido en riesgo sea atendido por un profesional es instituciones cualificados (3).

Junto con la Asociación Española y el Comité de Estándares, en 2004, la SENeo logró redactar un documento sobre los niveles y recomendaciones de mínimos para la asistencia neonatal en cada centro. Con esta publicación se consiguió regionalizar la asistencia perinatal, un avance necesario debido a la complejidad de las unidades neonatales, logrando la reducción de la morbilidad y mortalidad perinatal (3 ).

Tasa de mortalidad blog

Evolución de la tasa de mortalidad en neonatos

Construyendo familias

Las tendencias más recientes en el área del cuidado del recién nacido están relacionadas con la introducción del concepto de que el neonato debe de estar integrado en una familia y el reconocimiento del papel esencial que juega esta en el cuidado de los niños (4). La idea defendida por el Dr. Hess de que un menor contacto con el recién nacido, la mínima intervención y la restricción de visitas optimiza las medidas antisépticas ha quedado obsoleta (1,3).

En 1976 los doctores Kennel y Halus demostraron que la entrada de los padres a las unidades neonatales no incrementaba la probabilidad de infección (3). A partir de este concepto en las unidades de cuidados intensivos neonatales se ha cambiado de actitud y se integra a la familia del bebé. El objetivo es fomentar el vínculo familiar lo más pronto posible en la media que sea realizable.  Las nuevas unidades de cuidados intensivos neonatales se construyen para que las familias también tengan su espacio mientras que el recién nacido prematuro necesite estar en el hospital (4).

Derecho al acompañamiento

Los estudios en esta área de la salud han demostrado la importancia de la implicación de los padres en las UCIN. Algunos evidencian como la presencia de los familiares favorece el crecimiento, desarrollo y ganancia de peso del recién nacido. Cuando los padres están involucrados en la asistencia al neonato, se observa, además, una reducción en el tiempo de ingreso (3).

La Carta Europea sobre los niños hospitalizados recoge que cualquier niño que este ingresado tiene el derecho a estar acompañado de sus padres y que estos se encarguen de forma activa de su cuidado.

La implantación de esta tendencia no solo produce beneficios para el bebé. Los padres se ven beneficiado también del contacto con el recién nacido, reduciendo los niveles de estrés y ansiedad al no verse privado de información sobre la evolución de su hijo.

Ya en 1985 la OMS se dio cuenta de dichos beneficios y propuso una serie de recomendaciones (3):

  • Acceso 24 horas para las familias
  • Favorecer el método piel con piel
  • Iniciar la lactancia materna lo más pronto que sea posible

Estímulos positivos

Las recomendaciones sugeridas por la OMS son ahora una realidad en las unidades de neonatología de nuestros hospitales. El método Canguro se implementa, cada vez con mayor frecuencia, con el objetivo de facilitar la temprana, prolongada y continua relación madre-hijo (4). Se ha comprobado que este método tiene efectos muy positivos en el bebé ya que ayuda a la conciliación del sueño, reduce los niveles de dolor del neonato, mejora su sistema inmune y facilita la maduración cerebral. El método piel con piel equivale al cuidado en una incubadora en cuanto a la seguridad y protección de la temperatura (3).

La nutrición ha supuesto un verdadero avance en los cuidados neonatales. Las investigaciones han logrado relacionar el bajo peso al nacer con un mayor riesgo de morbilidad, el aumento de probabilidad de presentar trastornos en el lenguaje e incapacidades motoras.  Es por ello, que en los últimos años diversos estudios se han volcado en estudiar las consecuencias de las influencias nutricionales en una etapa post natal temprana (2).

La lactancia materna, motivada por la relación positiva con el método piel con piel, se ha ido convirtiendo en una tendencia en las unidades neonatales promocionando esta forma de alimentación en los hospitales.  La leche materna tiene propiedades inmunológicas, enzimas, factores de crecimiento y hormonas que protegen al neonato de algunas enfermedades (3). El estudio, Influence of early diet on outcome in preterm infants de Lucas y Morley, recoge como a los 8 años de edad, los niños pretérmino alimentados con leche materna habían tenido un desarrollo significativo mejor que los que habían sido alimentados con otras opciones (2).

uido y Luz en unidades neonatales

Recomendaciones para el control ambiental en las UCIN

Retos de la neonatología

Este tipo de cuidados en el mejor desarrollo del prematuro basándose en la unidad familia-hijo han ido acompañados de avances de mejora del desarrollo emocional y neurosensorial  del recién nacido, así como, el desarrollo de la investigación en diferentes campos de la medicina neonatal: investigación de patologías respiratorias, infecciones perinatales, nefrología, tratamiento del dolor o hematología neonatal (3).

Sin embargo y a pesar del esfuerzo por la mejora de esta especialidad todavía queda un largo camino por recorrer. La neonatología debe de apostar por la formación continua de los profesionales. Los esfuerzos deben de ir dirigidos al desarrollo de profesionales especializados con destrezas en la medicina neonatal/perinatal (1). En los servicios de neonatología de los hospitales de referencia se ha iniciado una subespecialización por la complejidad de los pacientes asistidos que exigen un mayor grado de conocimiento (2)

También, es importante saber que el futuro de la neonatología pasa por la humanización de la asistencia. Son muchos los hospitales que ya han tomado la iniciativa de mejorar los diseños arquitectónicos de las unidades neonatales con el objetivo de facilitar la convivencia de los pacientes, familiares y profesionales sanitarios.

Pero, sin duda, la investigación en neonatología es el gran reto de la especialidad. En los últimos años la integración de la obstetricia ha producido un gran desarrollo en la medicina perinatal, lo que ha tenido un efecto muy beneficioso en los neonatos. Seguir avanzando en este aspecto es fundamental para el desarrollo de la neonatología: la potenciación de la medicina preventiva, la preocupación por la neurología y nutrición, la búsqueda de nuevas posibilidades diagnósticas y terapéuticas…  (1,2,4)

Los retos de la neonatología aún son muchos, pero el futuro de esta área de la salud es todavía, si cabe, mucho más ilusionante.

 

Paula Navarro
Resp. de comunicación de la Unidad de Negocio de Obstetricia, Neonatología y Nutrición Enteral

pnavarro@vygon.es

 

CONOCE MÁS

Bibliografía:

(1) Pérez, J.M (2000). Avances y retos en neonatología. Retrieved from http://scptfe.com/microsites/Congreso_AEP_2000/Ponencias-htm/JM_P%E9rez_Glez.htm

(2) Doménech, E (1999). Avances de la neonatología. Retrieved from https://www.aeped.es/sites/default/files/anales/51-1-24.PDF

(3) Heras, R. (2015). Evolución de la aplicación de los cuidados básicos en neonatología. Retrieved from https://biblioteca.unirioja.es/tfe_e/TFE002072.pdf

(4) del Moral, T., & Bancalari, E. (2010). Evolución de la actitud frente al recién nacido prematuro. Retrieved from http://sccalp.org/documents/0000/1648/BolPediatr2010_50_supl1_39-42.pdf

 

¿Te interesa este tema?

Si quieres saber más acerca de neonatología y las últimas tendencias en la especialidad, rellena el formulario con tus datos y dudas e intentaremos ayudarte a resolverlas. Tranquil@, esto NO es una lista de SPAM. SOLO utilizaremos tus datos para responder a las preguntas que nos hagas.

Consulta nuestra política de protección de datos aquí.