La lactancia materna tiene una gran cantidad de efectos beneficiosos para el desarrollo de los recién nacidos. La leche materna fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo del niño, y lo protege de enfermedades infecciosa y crónicas. Por ello, los profesionales apuestan, cade vez más, por la lactancia materna exclusiva: la alimentación exclusiva del bebé mediante leche materna durante sus primeros 6 meses de vida.

Sin embargo, algunos recién nacidos pueden experimentar dificultades con los inicios de la alimentación al pecho y necesitar de un aporte extra de leche en sus primeras horas en el mundo. Con el objetivo de evitar la aportación de suplementos de fórmulas artificiales, el Hospital Universitario Fundación Alcorcón, ha puesto en marcha un protocolo para la extracción prenatal de calostro.

Hablamos con Gloria Lapuente, autora del protocolo, matrona del Hospital Universitario Fundación Alcorcón e IBCLC (Consultora en Lactancia Materna Internacional).

Entrevistador: ¿En qué consiste el protocolo de extracción de lactancia materna?

Gloria Lapuente: El protocolo de lactancia materna es una de las estrategias que hemos implementado en el hospital con la finalidad de mejorar y aumentar las tasas de lactancia materna. Uno de nuestros objetivos, como centro acreditándose por la iHan (Iniciativa para la Humanización de la asistencia en el nacimiento y la lactancia), es ofrecer herramientas y facilidades a las madres para que inicien y continúen la lactancia materna exclusiva, al menos, durante los primeros 6 meses como aconseja la OMS y UNICEF.

La extracción de calostro prenatal consiste en extraer, de forma manual y almacenar calostro del pecho materno en las últimas semanas del embarazo previas al parto, generalmente a partir de las 37 semanas de gestación. Para algunas madres, puede ser una herramienta que les ayude a asegurar que su hijo no necesitará fórmulas artificiales como suplemento de alimentación.

En el Hospital Universitario Fundación de Alcorcón, el protocolo se está aplicando en madres con diabetes. Sin embargo, la extracción prenatal de calostro, en otros países como Australia, donde están muy concienciados y comprometidos con la lactancia materna, se utiliza en muchas situaciones. Pero, realmente, en la única circunstancia en la que tenemos evidencia de sus beneficios es en las mujeres con diabetes, tras un estudio realizado en 2017 en Australia.

E: ¿Qué conclusiones se sacaron de este estudio?

Gloria Lapuente: La finalidad de la investigación era comprobar que el procedimiento de la extracción prenatal de calostro, que hasta el momento se había practicado por intuición, era seguro para madres y recién nacidos. De este modo el protocolo hasta ahora empleado tendría una evidencia científica que permitía probar que era seguro para los pacientes.

Calostro diabetes

 

El estudio se llevó a cabo en mujeres con diabetes, que son de las pacientes más susceptibles de que sus recién nacidos necesiten un suplemento tras el nacimiento. Lo que se intenta con esta extracción es evitar que los recién nacidos tomen esos suplementos de fórmulas artificiales. Se comprobó que, efectivamente, los recién nacidos no tenían ningún efecto adverso -entendiendo como efecto adverso que no hubiese mayor número de ingresos en la UCIN- y que, al menos, en las primeras 24 horas de vida sí que aumentaba el número de bebés que eran alimentados con lactancia materna exclusiva. Además, a través del ensayo clínico, se comprobó que, incluso al alta, habían aumentado los bebés que se alimentaban de leche materna de forma exclusiva.

E: Como has comentado antes la aplicación del protocolo, actualmente, solo se realiza en madres con diabetes [1]

Gloria Lapuente: Sí, en esta primera fase de implantación solo lo llevamos a cabo con madres con diabetes porque hasta el momento son las únicas pacientes cuyos resultados han sido recogidos en el ensayo clínico y se tiene seguridad a la hora de trabajar.

Como sabemos es posible extenderlo a otros ámbitos, y no causan ningún daño, de hecho, hay madres que dan el pecho a sus bebés mientras están embarazadas, y lo único que producen es un aumento de oxitocina, pero eso no provoca problemas ni más partos prematuros. Por esa razón, podemos imaginar, que es un proceso seguro y en un futuro, quizás, nos planteemos aplicarlo y hacer nosotros mismos un ensayo clínico con otras madres.

También, hay que tener en cuenta que, al aumentar la edad materna y al haber más madres con obesidad se han aumentado el número de pacientes con diabetes tipo 2. Estas mujeres tienen más dificultades en instaurar la lactancia esos primeros días y los bebés están en riesgo de presentar hipoglucemias y son más propensos a recibir suplementos. Por ello, son un grupo interesante que cubrir.

E: La extracción del calostro se hace de forma general tras el parto, ¿por qué, en este tipo de casos, se realiza antes del nacimiento del niño? ¿Qué beneficios ofrece?

Gloria Lapuente: En este caso lo que se valora es tener como una especie de «seguro» para esos bebés que necesitan un extra de nutrición una vez que han nacido. Son recién nacidos con riesgo de tener hipoglucemia, los que sufren una bajada de azúcar después de haber nacido, como los suele ocurrir a los hijos de madres con diabetes.

En primer lugar, se procura, como con el resto de las madres, asegurar el piel con piel y la lactancia precoz en la primera hora de vida y se puede extraer el calostro de la madre una vez el niño ha nacido para mejorar la eficacia de la lactancia materna. Pero, si a pesar de esto, los bebés necesitaran un suplemento podemos administrar el calostro extraído prenatalmente antes de darle un suplemento de fórmula artificial.

Por otro lado, la extracción del calostro prenatal se convierte en una estrategia de práctica para las madres. Conocen la extracción manual antes del nacimiento, conocen su cuerpo, las técnicas… tienen un manejo de la extracción manual más cercana y les resulta más fácil el proceso. De hecho, en un principio, la bibliografía[2][3] hablaba de la extracción prenatal de calostro más como una estrategia para enseñar a las madres a cómo manejar la lactancia que como suplementación para los bebés que lo necesitan.

E: Podemos decir que, ¿la extracción prenatal del calostro beneficia tanto a la madre como al recién nacido?

Gloria Lapuente: Efectivamente, es una estrategia que beneficia a las madres porque les aporta seguridad, porque saben que van a tener capacidad para poder extraerse el calostro ya que han aprendido y tienen manejo para cuando lo necesiten para sus bebés.

Además, esta técnica también les puede servir a posteriori. Puede ser que una madre no necesite una extracción en ese momento, pero cuando pasan unos días y tienen la llamada “subida de leche” muchas de ellas se benefician del manejo en la extracción manual – que es una estrategia más para que esa ingurgitación se resuelva favorablemente. Conocer la técnica les ayudaría a estar mucho más cómodas y se sentirán capacitadas para desarrollar la lactancia materna.

E: ¿El procedimiento de extracción del calostro prenatal difiere del procedimiento realizado para extraer el calostro una vez ya ha nacido el niño?

Gloria Lapuente: La técnica y el almacenamiento de la leche es básicamente la misma. La única diferencia es que se hace previo al que niño nace. Es cierto que está un poco limitado en el tiempo y se realiza con una pauta. Sin embargo, cuando el bebé nace, es más a demanda. Las madres, para la extracción del calostro prenatal, cuentan con una serie de parámetros específicos que nosotros les proporcionamos. Por ejemplo, de forma semanal les hacemos un seguimiento cardiotocográfico para valorar que va todo correctamente.

 

[1] Cuando hablamos de las pacientes con diabetes, no solo nos referimos a aquellas con diabetes gestacional causada por el efecto del embarazo. El protocolo es aplicable a todas las madres con diabetes indistintamente del tipo de diabetes que padezcan.

 

 

Mónica Perotas
Delegada especialista en Obstetricia, Neonatología y Nutrición Enteral
mperotas@vygon.es

 

¿Cómo extraer el calostro materno?

Bibliografía

[2] Waller H. The early failure of breastfeeding: a clinical study of its causes and their prevention. Archives of disease in Childhood. 1946;21(105)1-12

[3] Mundy D. Summary of a survey on antenatal expression. Midwife, health Visitor and Community Nurse. 1983; 20(7). 286-289